miércoles, 28 de noviembre de 2012

Aprender a mirar

En el Facebook voy subiendo cada día una foto tomada por Silvia. El asunto tiene para mi varias caras. Por un lado, miramos las cosas juntos, durante salidas o paseos. Con el decisivo matiz de que es ella quien saca las fotos. Y cada vez, revisando sus 'capturas' al final del día, caigo en la cuenta de que una cosa es 'mirar' y otra bien distinta 'ver'. Mi segunda visión de las fotografías, 'visión de la visión', es la que me enseña cómo proyectar los ojos (y toda la persona) en cierta dirección, a fin de captar algo de lo que se explaya como posible ante la vista. Como quiere Dôgen del Zen, la fotografía es de algún modo un aprendizaje de la mirada. Para mi, es un pequeño privilegio aprender a ver de la mano de quien sabe mirar.

Hace unos días cometí un error al subir una foto dedicada a mi hija Lucía. La foto con la hija casadera vestida de novia debió ser esta (si se mira bien, se percibe que el nombre de la novia de la vitrina es 'Lucie'). Saper vedere: un arte lento y delicado.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada